Entradas recientes

Blog

Home / Diario de una Mama Healtly  / ¿Son realmente adecuados los “alimentos infantiles”? Tips para alternativas saludables
articulo

Tú también has descubierto que lo que pone en los etiquetados de productos infantiles son valores excesivos de azúcares e ingredientes artificiales? No te parece que los productos más populares que nos ofrece la industria alimentaria infantil, son en realidad poco o nada recomendables para tu hij@?

Existen dos tipos de padres y madres: Los que miramos etiquetas y queremos saber que lleva, y los que no le dan importancia y se fían de la marca. Ambos tenemos algo en común, no queremos nada malo para nuestr@s hij@s! Sin embargo, existe un gran problema con la publicidad. Hoy en día la sociedad nos dejamos arrastrar por este gigante y poderoso, por su gran influencia (a veces para bien y otras para mal). Pero si nos paramos a observar lo que este nos ofrece en cuanto a alimentación, es para tirarse de los pelos y bastante contradictorio si además se denomina como bueno para la salud. Si pretenden que me alimente con lo que me venden por televisión no llego ni a los 50 años y malamente. Si nos vamos a los productos alimenticios infantiles, en general, es la gota que colma el vaso. Es más, debería de ser denunciable!

  sin azucar1 sin azucar2 sin azucar3

Millones de familias depositan su confianza en marcas y en productos que se vencen como “buenos para el desarrollo de tu bebé”. Para el desarrollo de qué exactamente? De una boca llena de caries? O para el desarrollo de niñ@s obes@s y diabétic@s? Eso ya lo tenemos en España, en algo somos los primeros, en obesidad infantil por encima de EE.UU. Independientemente, aunque much@s niñ@s no estén obes@s, la salud no es solo una talla.
Cuando voy al parque con Aimar veo a niñ@s merendando bocadillos, como los que nos daban a nosotros de pequeños, embutidos, chocolates.. etc, grasas y colesterol a tutti plen, con un brick de zumo, bollería, galletas infantiles con formas divertidas.. etc.

El problema del azúcar es su concentración y alto grado de refinamiento

Estas meriendas se dan más por tradición que por sus beneficios para el crecimiento. Realmente, no podemos ofrecer algo mucho mejor para ell@s? Claro que sí, con un poco de implicación en casa y con información de ayuda, como la que espero poder darte.

Siempre hemos escuchado que el azúcar es importante para el cuerpo. Esto no es del todo así, lo que nuestro organismo necesita son glúcidos, que son el combustible de los músculos y sobre todo del cerebro. Pero no es necesario el consumo de azúcar refinado, ya que la glucosa se obtiene fácilmente de las verduras, los cereales y la fruta. Es evidente como las campañas publicitarias, con un alto interés económico, intentan convencernos de las cualidades del azúcar y la necesidad de su consumo. Este sector se ha visto seriamente perjudicado en los últimos años con la aparición de edulcorantes que prometen dulzor pero con 0%.

Un niñ@ hasta los 3 años, debería de consumir de 0 a 3 gr. máximo de azúcar al día

Una sola galleta de determinado tipo, un bebible, o una cucharada de “cacao” tienen no solo esa cantidad, sino el doble, y muchas veces el triple de estos valores. Si tiene una cantidad de azúcar, dentro de estos valores mencionados, debemos de tenerlo en cuenta y pensar que posiblemente no va a ser el único alimento con azúcar a lo largo del día.

Soy consciente de que el ritmo frenético con el que vivimos los padres y madres hoy en día no es el de antes, a pesar de que antes se tenían más hijos. Salimos de trabajar y rápido hay que ir a por los niños al cole y claro, hay que llevar la merienda. En mi caso, Aimar merienda pronto y lo hace en la guardería. En lugar de meterle algo práctico como un producto infantil, le he preparado una macedonia de frutas. Eso requiere una implicación por nuestra parte como madre o padre, no todo va a ser coser y cantar. En lugar de levantarme a las 6:15, lo he hecho a las 6:05. 10 minutos de descanso menos que mi hijo bien se merece.
Si desde pequeñ@s acostumbramos a su gusto y paladar, al azúcar y sus derivados en forma de “alimento”, como pretendemos que luego coman una pieza de fruta? unos palitos de zanahoria y calabacín, un plato de verduras de temporada, unas galletas de avena caseras etc.. Su cuerpo va a querer alimentos procesados, está más que demostrado y conozco a niñ@s que cumplen la regla, seguro que tú también. A los adultos nos pasa exactamente lo mismo.

Dedicando un poco de tiempo, con una buena organización y dando la vuelta a la lista de la compra podemos ofrecer a nuestros hijos opciones mucho más saludables y sobre todo, lo más importante, generamos el hábito de que se alimenten de manera saludable el resto de su vida (o a menos pondremos todo por nuestra parte para que así sea) porque los hábitos alimenticios se forman en la infancia, sobre todo los 3 primeros años. Eso está más que demostrado.

Como lo hacemos en casa

Lo ideal aplicar esto desde el principio. Desde el momento en que estamos embarazadas, ya imaginamos y planificamos como queremos educar a esa personita, que valores ofreceremos y como lo haremos para que así el día de mañana estemos orgullos@s de el o de ella. Sus hábitos alimenticios deben de estar en el podium de los valores a enseñar, y potenciar una vida sana es la mejor herencia que les podemos dejar. Aprenderán a quererse y a cuidarse más, la vida sana también aporta beneficios positivos mental y emocionalmente, nos hace sentir bien, mejora el rendimiento, la concentración, etc. Tenemos un lienzo blanco en el que colorear, sería una pena estropearlo.

♥ Cuando comienzan la alimentación complementaria, alrededor de los 6 meses y les empezamos a ofrecer frutas, lo empezamos a poner en práctica. Los tarritos ya preparados y envasados pueden venir bien para un apuro pero no para el día a día. Los llamados “potitos” de toda la vida suelen tener azúcares añadidos. Lo mejor es hacerlos en casa, batiendo los ingredientes y listo. Yo he tirado mucho embotando en tarros de cristal. Cuando compres lo mejor es que sean de producción ecológica y súper importante sin azúcares añadidos. Ojo con los purés de verduras!! Muchos también llevan azúcar, increíble pero cierto.

♥ Si queremos que tomen zumo, lo mejor es prepararlo en casa (una licuadora es lo mejor con un peque en casa), y si es comprado fijarnos que sea sin azúcares y 100% fruta, pero no néctar de fruta! Ojo

♥ Si queremos endulzar algo que les hemos preparado lo mejor en lugar de azúcar blanco o moreno es utilizar:

  • Frutas desecadas o deshidratadas: Dátiles, pasas, orejones, higos secos, etc (bien batidos e integrados con lo demás aportaran el dulzor que buscamos). Mis favoritos son los dátiles medjool, son grandes y carnosos. Si los dejas un tiempo antes a remojo (cualquiera de los mencionados) se ablandarán e integrarán mejor al batirlos.
    Este cuadro lo veía en "En cuerpo y alma", lugar al que iba a hacer yoga cuando estaba embarazada, y me enamoré de él el primer día

    Este cuadro lo veía en “En cuerpo y alma”, lugar al que iba a hacer yoga cuando estaba embarazada, y me enamoré de él el primer día

  • Compota de manzana
  • Directamente, fruta cocinada. Una fruta al vapor intensifica su sabor haciéndolo mucho más intenso y penetrante.
  • Amasake es una crema dulce a partir de la fermentación de un cereal (lo hay de arroz, avena y mijo, arroz el más dulce) que es  muy fácil de digerir ya que es un fermento. Bien se puede tomar untando una rebanada de pan, en cremas, aliños, etc.. o como alternativa al azúcar
  • Azúcar de coco (yo prefiero las anteriores pero en alguna ocasión he puesto una pizca de esta)
  • Melaza o miel de cebada, de arroz o maiz (Se obtiene al fermentar estos cereales. Ese proceso mejora la digestibilidad y su valor nutritivo, pero tampoco hay que abusar)

♥ Cuando ya son más mayores, una alternativa a chocolatear su bebida es la Algarroba o harina de Algarroba, que además tiene un montón de benefícios y nutrientes para el organismo. Aquí te dejo una alternativa saludable para una tarta de cumpleaños de tu peque, Tarta de algarroba y zanahoria

♥ Unos besitos también aportan una buena dosis de dulzor, y combinan con todo, sobre todo con momentos más amargos.

Está claro que pequeños y adultos necesitamos el DULZOR en muchos aspectos de nuestra vida. Sobre todo l@s niñ@s, son seres maravillosos, son nuestro futuro y nuestra generación. L@s querem@s más que a nada en este mundo y se merecen que asumamos responsabilidad y tomemos consciencia de todo lo que les ofrecemos. Las obsesiones no son buenas compañeras y no vamos a poder evitar que coman algún dulce, pero si que podemos crear una dinámica y unos hábitos saludable en nuestro hogar.

Más adelante si os parece, os puedo contar cuales son mis súper alimentos imprescindibles cuando cocino para mi niño. Hay cositas muy interesantes por descubrir!

No Comments
Post a Comment