Entradas recientes

Tortilla de patata cocida

Home / Segundos platos / Tortilla de patata cocida

Tortilla de patata

He pasado una semana con muchos acontecimientos. La verdad que ya eran necesarios, mi web necesitaba un empujoncito. El miércoles inauguré esta nueva web, el jueves estuve en directo en Radio Vitoria en el programa “La ruta Slow” y el domingo tuve una experiencia preciosa, todo un reto para mí.

Cocinaba como invitada en la primera jornada de Chefs Vegan@s del restaurante Beganbai de Vitoria, inaugurando estas jornadas. La experiencia fue muy positiva y enriquecedora. Aprendí cosas que no sabía en cuanto a cocina, además de que el vinagre de Umeboshi es espectacular!! Trabajé junto a Ernesto, el dueño y cocinero del restaurante, viví el ajetreo y locura de una cocina cuanto empiezan a entrar las comandas.

Me soprendí de mí misma, de lo bien que respondí ante todo este trajín y de la tranquilidad y seguridad que mantuve en todo momento. Todo ello gracias a que eramos dos cocineros y Ernesto controlaba muy bien su cocina. Tuvimos un lleno absoluto tanto en el restaurante como en terraza. Al final la jornada, cuando ya me iba a casa a darme una ducha, sentía una satisfacción inmensa, como la que sientes cuando finalizas un reto que alguna vez soñaste que podrías hacer. Era mi primera vez en la radio y mi primera vez en una cocina.

Empiezo la semana con muchas ganas de publicar y de empezar de nuevo. Han sido dos años en los que me hubiera gustado llevar más al día el Blog, pero los primeros meses de vida de Aimar me evadieron completamente de todo, y la elaboración de esta nueva web ha sido bastante más complicada de lo que me hubiera gustado, pero ya está aquí y eso es lo principal!

Metámonos en faena. La receta de hoy es muy light, por lo menos para ser una tortilla. Vamos a ver como hacer una tortilla de patata con bastantes menos calorías que una con la patata frita. Principalmente porque vamos a hacer la patata cocida en lugar de freírla en aceite y además, vamos a meterla en la nevera durante toda la noche o 6 horas para que los carbohidratos de esta se vuelvan resistentes, a este proceso se le llama retrogración, lo mismo podéis hacer con el arroz.

Un equipo de investigación de Sri Lanka descubrió y experimentó con arroz cocido y después enfriado. Añadiendo un poco de grasa en forma de leche de coco se formaban complejos con la amilosa del arroz, potenciando el efecto. Al final, el arroz tenía 15 veces más almidón resistente y menos calorías.

Así pues podríamos decir que esta tortilla tiene más de la mitad de calorías menos que elaborándola de manera tradicional.

INGREDIENTES:

  • 3 Patatas grandes
  • 1 Cebolla
  • Harina de garbanzo y harina de arroz
  • Vinagre de manzana
  • Agua fría
  • Sal
  • Ajo en polvo (opcional)

ELABORACIÓN

Pelamos las patatas, las cortamos en trozos medianos, las lavamos y las metemos en una cazuela con agua a hervir hasta que estén listas. Retiramos el agua de la cazuela y las metemos bajo el grifo, las dejamos en agua fría para que se vayan enfriando. Cuando lo estén meteremos en el frigorífico las patatas bien escurridas durante toda la noche o al menos 6 horas.

Pasado este tiempo elaboramos la mezcla que sustituirá al huevo. Para ello vamos a utilizar la harina de garbanzo y la harina de arroz.

En un bol añadimos 2 o 3 cucharadas de harina de arroz y otras 4 o 5 de harina de garbanzo, sal, un poco de ajo en polvo (opcional), un chorrito de vinagre de manzana (poco! para que se vaya el gusto que pueda tener la harina de garbanzo de esta legumbre) y poco a poco le iremos añadiendo agua fría, así como un vaso más o menos, y mezclamos muy bien hasta que quede una mezcla con una textura poco líquida pero tampoco muy espesa, digamos que similar a la del huevo. Podríamos utilizar únicamente harina de garbanzo pero a mi me gusta meterle un poco de la de arroz porque le aporta una textura mucho más rica al resultado final, más esponjosa.  Le añadimos la patata, cortada en pedazos más pequeños y la cebolla picada que previamente habremos sofrito en otra sartén, integraremos ambas bien en la mezcla.

Añadimos aceite de oliva a una sartén y añadiremos la mezcla, elaborándola como se hace cualquier tortilla, por un lado y por el otro. Eso si, a fuego bajo para que se haga bien por dentro.

Una manera más saludable de comer tortilla!