Entradas recientes

Quiché de verduras

Home / Segundos platos / Quiché de verduras

Muy buenas mis tomatitos..!!!

Esta receta es ideal para una comida o incluso cena porque es muy ligero y no deja para nada sensación de pesadez, de textura suave y sabor delicioso.
Es una receta más elaborada, ya que hay que hacer una bechamel y más que nada cocinar la verduras, pero el resultado final merece la pena, además es un plato grande para unas 5 personas.
La bechamel no la he hecho con soja, sino con caldo de verduras. El motivo ninguno en concreto, me apetecía hacerla así, diferente. Si queréis elaborarla con leche de soja (no endulzada) sin problema, quedará rica también. Espero que os animéis con esta receta.

INGREDIENTES:

1/2 Calabacín
3 Puerros
400 Gramos de zanahoria (unas 5 o 6 depende del tamaño)
200 Gramos de espinacas frescas (hojas)
1/2 Litro de caldo de verduras
15 cucharadas de harina
Lamina de hojaldre (sin huevo, sin leche, VEGANA)
3 Cucharadas de aceite
Sal
Semillas de sésamo (Opcional)
(Necesitaremos un puñado de garbanzos o de alguna legumbre para hornear la pasta previamente sin que suba, y un poco de papel albal)

ELABORACIÓN:

Vamos a ir preparando la bechamel lo primero para que se vaya enfriando y endureciendo un poco. Calentar el aceite en una sartén y una vez caliente añadir 4 o 5 cucharadas de harina (fuego medio) Seguido y sin dejar de remolver con un batidor añadir poco a poco un poco de caldo, remover continuamente, cuando espese y sin dejar que se hagan grumos, añadir otro poco de harina y de caldo, así continuamente hasta terminarlo. Añadir una pizca de sal al gusto y dejar reposar.

Pelar y rallar con un rallador la zanahoria. Lavar bien los puerros y con el robot de cocina picarlos muy muy menudos, si no hay robot de cocina, manualmente.
Dorarlo en dos sartenes diferentes, añadiéndoles a .ambos una pizca de sal.
Hervir las espinacas previo lavado durante unos poco minutos. Escurrir bien.

Una vez finalizados los pasos anteriores, repartir la bechamel a la zanahoria y a las espinacas, casi toda la bechamel será para la zanahoria y unas 4 o 5 cucharadas para las espinacas, a las cuales añadiremos también un poquito de puerro, el resto para la zanahoria. Remover ambos, seguimos manteniéndolos por separado.

Vamos calentando el horno a 180 grados.
Hornearemos un poco la masa para que la base no quede cruda al añadirle las verduras por encima. La extenderemos por el recipiente, añadiremos unos garbanzos por encima para que la masa no se infle en el horno. Los bordes los cubrimos con papel albal para que en el proceso de después no acabe dorándose por partida doble y así quemándose. Así, como veis en la foto.

Hornear unos 5-8 minutos, hasta que esté dorado.
Mientras cortamos unas rodajas de calabacín y doramos un poco en la sartén.Sacamos la masa del horno. A continuación añadiremos las verduras. Si tenéis molde redondo tamaño pequeño perfecto, lo utilizaremos colocándolo en el centro y añadiendo la bechamel con espinacas y sin retirarlo la bechamel con zanahoria por el lado de fuera. al rellenarlo todo lo retiramos. Si no disponéis de molde, podéis hacerlo también sin él aunque no quede tan redonda y perfecta la forma, total pondremos los calabacines alrededor, proceder a ello.Como toque final podéis añadir unas semillas de sésamo tostado por encima. Meter al horno a temperatura media en modo “grill suave” y mantenerlo ahí unos minutos, hasta que veamos que los bordes están dorados y en su punto.