Entradas recientes

Tortilla de patata clásica

Home / Segundos platos / Tortilla de patata clásica

Estoy segura que una de las cosas que siempre os ha llamado la atención de la comida vegana es la tortilla de patata sin huevo, verdad? Mucha gente me lo ha dicho en ocasiones. Pues si, es posible, como casi todo en la comida vegana tiene su versión.

Os confieso que esto de las tortillas es ir cogiéndole en puntillo porque mis primeras tortillas no eran exactamente lo que hubiera esperado. Así como las prisas.. a veces que por correr quizás no he hecho la cebolla (yo siempre le echo) lo suficiente.. o la patata.. y el resultado no ha sido tan bueno. Para que una tortilla quede rica y jugosa una de las claves es que lleve cebolla bien pochadita y tierna, y luego tampoco tiene mucho misterio como vais a ver. Yo la hago con harina de garbanzo, que añadiéndole una cucharadita de vinagre de manzana no tiene porque saber a harina de garbanzo, ya lo veréis. No soy partidaria de añadirle cúrcuma ni ningún colorante para que su color sea más amarilla, como la original, ya que para mi gusto… al final lo acabo notando y como podéis ver su aspecto no tiene nada que envidiar a las otras más amarillitas por el huevo. Es cuestión de gustos.

Podréis encontrar varias versiones para esta receta, todas ellas muy apetitosas, aunque la base es la misma para todas. Yo opto por la básica y sencilla, sin mezclar diferentes harinas ni especias. Así pues os dejo mi manera de elaborar una tortilla de patata vegana. Que la disfrutéis!!

INGREDIENTES para una tortilla de 2 personas:

2 patatas grandes
1 cebolla
1 pimiento verde
5 cucharadas de harina de garbanzo (normales, no colmadas)
2 cucharadas de harina Yolanda (la venden en muchos sitios, es para rebozar sin huevo, opcional)
1 cucharada de vinagre de manzana
1/2 vaso de agua
sal
aceite
ELABORACIÓN:

Cortamos las patatas en dados pequeños y freímos en una sartén con abundante aceite.
Picamos la cebolla y el pimiento verde muy menudo (yo lo hice con el robot de cocina) y doramos a fuego medio en una sartén aparte, hasta que quede bien blandito todo.
En un bol mezclamos 5 cucharadas de harina de garbanzo y si tenemos o queremos le podemos añadir un par de cucharadas de harina Yolanda, le da una textura más jugosa y blandita, añadimos también sal. Vertemos el medio vaso de agua y removemos bien, añadimos también la cucharada de vinagre de manzana. Nos quedará una textura similar a la del huevo aunque un poco más espesa. Integramos bien los ingredientes, añadimos la patata y la cebolla con el pimiento, mezclar bien de nuevo.

Calentamos un poco de aceite en una sartén mediana/ pequeña y añadimos la mezcla de patata, cebolla, pimiento y harina. Será una mezcla en principio pastosa, extender por la sartén y redondear los bordes para una forma perfecta con una lengua o espumadera. Dejar a fuego medio y tapada durante unos minutos, no más de 3. Darle la vuelta con un plato (yo lo suelo humedecer un poco para que se desprenda del plato más fácilmente al devolverla a la sartén) volver a tapar y dejar que se haga otros pocos minutos por el otro lado.

Emplatar y disfrutar de ella!