Entradas recientes

Tortilla de patata con “No Egg”

Home / Segundos platos / Tortilla de patata con “No Egg”

tortilla

Hola cocinillas!!

Hace bastante que no publico una receta, verdad? Bueno, que sepáis estoy viva, que Boquita Vegana sigue en los fogones cada día, pero más de puertas para dentro.
Mi día a día desde que soy mama, como much@s os pasará también, me tiene al 100% involucrada. También es cierto que mis prioridades han cambiado, y antes que el blog, está mi familia, mi tiempo para mí (que es reducido pero lo tengo) y mi trabajo.
Las mañanas las dedico a trabajar y las tardes a mi familia. Me siento muy afortunada de poder hacerlo así porque en este país hay muchísim@s madres y padres que apenas pueden ver a sus hijos durante la semana. Eso debería de estar prohibido, pero desgraciadamente este país tiene mucho que mejorar en cuanto a conciliación familiar (si solo fuera eso..)
A Aimar le chifla la tortilla, bien sea vegana, o de huevos. Se pone súper contento cuando ve una, es una alegría monumental para él, todo un espectáculo verle, y yo que os voy a decir, hace mis delicias cuando le veo tan emocionado.
Últimamente me he especializado un poco con las tortillas de patata, tuve una racha, aún no entiendo el porqué pero me salían mal mal, se me pegaban, me quedaban pastosas, un horror! Ya les he pillado el truquillo, y además he realizado cambios. Ahora siempre utilizo en lugar de la típica harina de garbanzo (que también pueden salir deliciosas, pero a mí no me iba bien), he utilizado “Vegg”, de la marca Biográ, que viene a ser lo mismo que el “No egg” (aunque hay más en el mercado, a mí me parece la más saludable esta marca) Es un preparado de harinas que se presenta como “sustituto del huevo”. Personalmente me gusta más porque se queda más jugosa, incluso al día siguiente. Por lo que voy a dejaros la receta tal cuál la he hecho. No conviene que la patata os quede excesivamente blanda, porque también tengo comprobado que queda un pelín pastosa.

De todas formas, yo creo que la tortilla de patata vegana, especialmente, es una de esas cosas que al principio no te sale como esperabas y poco a poco vas mejorando con el tiempo. Así que ánimo! Y quien hayáis tenido malas experiencias, no desistáis en el intento, que merece la pena.

INGREDIENTES 

600 gr. de patata
1 cebolla* (opcional)
3 cucharadas de “No egg”
1 cucharadas de Maicena
Sal
Agua
Aceite de Oliva

ELABORACIÓN

Su elaboración viene a ser la misma que una tortilla de toda la vida excepto que en lugar de cascar huevos, añadimos cucharadas.
Freímos la patata, junto con la cebolla. Mientras en un bol, mezclamos las 3 cucharadas de no egg con 1 cucharada de maicena y sal al gusto. Le vamos añadiendo un poco de agua fría, poco a poco hasta conseguir una textura similar a la del huevo, ni muy líquida ni demasiado espesa. Siempre lo hago a ojo , dependiendo si hecho más “eggs” o menos.
Sacar las patatas de la sartén con un escurridor, mezclar bien con la mezcla y en una sartén con un chorrito de aceite añadimos la mezcla, a fuego medio, 5 minutos (yo de 9 puntos de intensidad lo pongo al 4).
Mi truco para que queden bien redonditas y bonitas es utilizar una lengua. Meneamos la sartén hacia delante y hacia atrás, de vez en cuando y pasamos la lengua por los bordes para darle una forma redondeada.
Damos la vuelta y hacemos lo mismo. 5 minutos y darle forma.
Emplatamos y dejamos reposar por lo menos 30 minutos. No es imprescindible, pero dejándola reposar se cuaja mejor y la textura es más firme.