Entradas recientes

Enrolladitos de plátano

Home / Take away / Enrolladitos de plátano

Hoy os traigo la merienda ideal para mamas y papas que necesitan energía.

Ayer fue la tarde de las meriendas ricas para Aimar y para mí, no quiero decir que otras sean no ricas, pero si más simples y sencillas, compota de manzana, rebanada con tahin.. y yo muchas veces meriendo unos frutos secos o lo que pillo por ahí.
Pero ayer llegué pronto del trabajo, Aimar estaba en la guardería y no me toméis por mala madre pero… que alegría, bendita guardería. Disponer de 2 horas para poder comer sin levantarme 5 veces de la silla, masticar tranquilamente sin cantar entre bocado y bocado o para poder ponerme a cocinar tranquilamente, es un regalazo. Además él se lo pasa genial en la haureskola (escuela infantil)! Ni un solo lloro nunca, le dejas y ni mira para atrás… y tu te quedas mano en alto.. Adiós hijo adiós..

Aproveché para preparar mijo con calabaza para los dos como uno de los platos para hoy (el sin nada de sal) y las meriendas.
Del mijo que cocí, me sobró un poco y preparé una papilla añadiendo mango y tahín blanco, súper rica, por encima le puse unas semillas de amapola. No era una cantidad como para saciar su hambre de pequeño tragoncete, quería que comiese otra cosa también (pero primero la fruta!), así que para después le puse media rebanada de pan de cereales con paté de algas.
Como un rey.

Mis enrolladitos también estaban a la altura de su papilla de mijo dulce! Y son muy fáciles de preparar, os cuento:

INGREDIENTES:

4 Dátiles sin hueso
Un puñadito pequeño de almendras
2 cucharadas grandes de agua
1 plátano
1 Tortita de maíz integral
ELABORACIÓN:
Ponemos en la picadora los dátiles (mejor si han sido remojados unas horas antes), y el agua. Picamos (nos quedarán los dátiles a cachitos pequeños), a continuación añadimos las almendras y le damos unos cuantos toques con la picadora pero sin llegar a hacerlas polvo. Reservamos.

Pasamos la tortita por una sartén 40 segundos por cada lado.
Colocamos en un plato o tabla y le untamos la mezcla de dátiles y almendras trazando una línea sobre la que irá encima el plátano.
Enrollamos y cortamos en trozos. Les clavamos un palillo para que no se desarmen.